Boletin Informativo N° 43

Febrero es el mes, en el que celebramos dos grandes aconte-cimientos de la vida del Buen Padre y de su Familia espiritual.

El primero, es evidentemente, la memoria y la celebración de la bendición milagrosa del 3 de febrero de 1822. La memoria de este don extraordinario del Señor, nos invita, ante todo, a la ACCIÓN DE GRACIAS, pero puede ser también una llamada a entrar, cada vez más en su MENSAJE.

La bendición de Dios está unida íntimamente a la MISIÓN…como pode-mos verlo desde el principio en los pasajes de la Biblia  (Gn 1,28; 12,1-3; 28,1-4)

En ese sentido, la bendición que Jesús dio a sus discípulos, antes de la ascensión hacia el Padre es muy significativa (Lc 24,50-51…)

Dios entra sin cesar en nuestra vida con su bendición para que la llevemos allá donde somos enviadas/os.

 

Como cristiano/a ¿soy consciente de estar enviado/a  al mundo de hoy con la fuerza de la   bendición de Dios?

¿Cómo vivo la llamada a transmitir la gracia de esta bendición?

 

Otro acontecimiento del mes de febrero es el paso del Padre Noailles de la tierra a la vida eterna (8 de febrero de 1861).

Cuando leemos atentamente sus escritos, vemos que reflejan su gran deseo de unirse a Dios de no vivir más que para él y su misión Recordemos algunos pasajes:

“¡Oh Jesús! mi único amor y mi única herencia, haz que no estime ni deseé más que a Ti. Sé mi fuerza en las dificultades, mi consuelo en las penas, mi refugio cuando me sienta olvidado de las criaturas. Sé todo para mí en esta vida y en la otra.

(Guía Espiritual Nº 158)

Siendo aún muy joven durante la formación al sacerdocio, escribía:

“Es importante que me entregue con celo a mis obligaciones /…/ Para servir bien a Dios, debo estar preparado para morir en cada instante.”

Reglamento de vida, 1819

 

En nuestra vida diaria, frecuentemente nos sentimos impotentes y buscamos el poder de Dios porque para Él nada es imposible (Lc 1,37)

El P. Noailles nos anima  a abandonarnos en Dios con confianza:

« Todo lo recibimos de Dios, sin Él no podemos nada. Tanto si somos grandes como pequeños, todos estamos agobiados por nuestras miserias y tenemos necesidad de orar, como Él nos manda : « Pedid –añade- y recibiréis ». ¡Firme esperanzaque hace suave el peso de nuestras necesidades y que nos da ánimos !

 Guía Espiritual Nº 145)

Recordamos la oración para obtener favores por la intercesión del Venerable Pedro Bienvenido Noailles :

« Dios Padre nuestro, Tú que pusiste en el corazón de Pedro Bienvenido Noailles el deseo y la gracia de entregarse sin reserva a tu amor y le inspiraste fundar una Familia a imagen de Jesús, María y Joséhaz que vivamos de su mismo espíritu para tu mayor gloria y la extensión de tu Reino.

Danos la alegría de ver glorificado a tu Siervo el Venerable Pedro Bienvenido Noailles y concedenos por su intercesión…

Te lo pedimos por Jesucristo  nuestro Señor. Amen.

Quiero dar gracias al Fundador porque me ayudó en momentos muy dolorosos de mi vida. Había perdido la vista casi por completo. Me dijeron que nunca llegaría a ver normalmente. Recé al Buen Padre, y un médico me operó y la operación fue un éxito.

 

En otra oacsión me caí y la caida tuvo graves conse-cuencias, produciéndome enormes dolores. Los médicos me aconsejaban que no me operara, mi familial lo mismo, porque mi situación era muy delicada. Una vez más recé al Buen Padre. La operación fue difícil pero yo sentí la proxi-midad de Pedro Bienvenido Noailles y estoy en un proceso de curación casi perfecta. ¡Gracias Buen Padre.

Signée : M.  Italia